• Diego Jazanovich

Reinventarse o reventar


Te has venido a Chile y estás revalidando tu título extranjero de dentista. Según la ley chilena, no puedes ejercer la odontología sin un título revalidado o reconocido. Entonces: ¿qué puedes hacer con tu tiempo mientras aguardas la larga espera?

Cuando llegué a Chile para instalarme, a fines del 2013, contemplando ante mí el larguísimo camino que aún yacía por delante para revalidar mi título británico de odontólogo, me di cuenta muy pronto que la clave para sobrevivir aquel inmensurable período que se avecinaba iba a ser sencillamente la reinvención de mí mismo. Precisamente, la reinvención fue mi salvación.

La ventaja de ser nativo en la lengua de Shakespeare, y la oportunidad de formarme como profesor de inglés, han sido puntos clave para mi desarrollo profesional como teacher. Sabía que Chile tenía grandes carencias y necesidades de inglés, pero jamás imaginé que la demanda que habría para este tipo de servicios fuese a ser tan alta. Y así, hace ya dos años, luego de un programa intensivo full time de formación de Cambridge en el British Institute de Santiago, con más de 120 horas de clase, tareas, evaluaciones, preparación y presentación de mis propias clases frente a los examinadores, logré obtener, al cabo de un enérgico mes, mi certificación CELTA como profe de inglés.

Con mi diploma bajo el brazo, pero sin trabajo ni clientes, comencé rápidamente a establecer contactos por LinkedIn y a patearme las calles de Santiago en busca de pega —que es como le dicen coloquialmente en Chile al trabajo. El boca a boca para las recomendaciones es esencial, pero también lo son las redes sociales. Hoy en día puedes poner mucha información en pantalla para darte a conocer. Han pasado ya dos años desde aquel comienzo y debo confesar que el ingrediente de "suerte" también ha jugado un rol importante durante este tiempo. Dar con tanta gente buena onda no fue solamente a consecuencia de seguir los pasos de un plan personal de desarrollo profesional. El factor "suerte" es también algo que me ha ido ayudando a realizar lo que he ido logrando. Pero sí, es cierto que es esencial tener un plan y además ejecutarlo con constancia y perseverancia.

Además de impartir clases de inglés en todo este tiempo, he hecho tantas otras cosas con el inglés... Desde traducciones para cremas de belleza en L'Oréal y dentífricos para Aquafresh, hasta interpretación simultánea en un congreso odontológico, y recientemente he comenzado a impartir un curso semestral de Inglés para Fines Específicos para estudiantes de postgrado de la Facultad de Odontología de la Universidad de los Andes. Sin poder decir que no a mi cuñado, hasta me presté una vez para asistir a un estudio de grabación y ser la voz en off anglosajona para un spot publicitario para uno de los principales bancos de Chile, que más abajo les invito a escuchar (eso sí, si descubren el error tipográfico del corto publicitario, sepan que no tiene nada que ver conmigo).

No he logrado aún revalidar mi título profesional, pero gracias al inglés, sí he podido volver a vincularme a mi profesión para enseñar odontología a futuras generaciones de odontólogos de pre y postgrado, y para contribuir en el area de investigación científica en odontología. Y ahí seguimos, luchando y progresando.


112 vistas

© 2018  Fundación El Paciente Inglés