• Diego Jazanovich

Schadenfreude


OPINIÓN

Hace unos días leí con sorpresa, en varios medios de comunicación, acerca de un odontólogo, que habría recibido, esta misma semana, un cargo público como secretario regional ministerial de salud (Seremi), de no haber sido descubierto que presentó datos falsos en su currículum. Finalmente, no asumirá el cargo. El dentista en cuestión me sonaba conocido y al recordar de quién se trataba, no pude evitar sentir un conflicto interno porque me dio pena su tremendo paso en falso pero a la misma vez sentía schadenfreude.

¿Schadenfreude? Sí, lo admito, con un poco de vergüenza, sentí schadenfreude: sustantivo que viene del alemán y que en una sola palabra encapsula un sentimiento de alegría por la infelicidad del otro. ¿Por qué sentía pena por un lado y por otro un leve regodeo por el percance ajeno de este señor? Tal vez porque cuando años atrás yo levanté la voz y denuncié en revista Qué Pasa a la misma Facultad de Odontología de la Universidad de Chile, donde él —según su currículum— estudió, y si la memoria no me falla, recuerdo que él fue uno de los muchos que saltaron a defender incondicionalmente dicha universidad y su sistema de revalidaciones respecto a los vicios, irregularidades e injusticias que se denunciaban y que habían sido llevadas a cabo descabelladamente durante décadas en contra de profesionales titulados fuera de Chile que, de forma honesta, buscábamos revalidar nuestros títulos extranjeros. No recuerdo exactamente sus palabras, pero de cierta manera se había burlado de mi currículum en redes sociales, cuestionando mi denuncia.

Imagino que hoy serían pocos quienes se atreverían a decir que mi denuncia no se basaba en la verdad ni en la evidencia. Tampoco esperaría se pusiera en duda mi currículum, del cual hablé en ese reportaje, algo que no podremos decir ahora del currículum del Dr. Matías Letelier Muñoz, cuya falta de ética profesional, en Reino Unido podría ser sancionada, incluso con una suspensión para ejercer la profesión, al menos durante un período de tiempo. Dudo que esto vaya a suceder en Chile, al menos hoy día, y seguramente será la justicia social, así como la asociación del nombre de esta persona a la falta de franqueza y carencia de profesionalismo las que se encargarán de que su desafortunado comportamiento quede plasmado en el tiempo, y eso, probablemente, ya es sanción suficiente a una grave falta de criterio y de honestidad.

HAGA CLIC para ver video y leer nota 24horas.cl

HAGA CLIC para leer nota en El Desconcierto

HAGA CLIC para leer nota en The Clinic

#medicina #médicos #médicosextranjeros #Venezuela #migración #EUNACOM

© 2018  Fundación El Paciente Inglés